REVISTA ORNITOLÓGICA PÁJAROS*F


Silvestrismo, métodos de captura
Por José Antonio Casado; del Club Ornitológico palentino
2.000

En la actualidad, dependiendo de los gustos y preferencias del aficionado, éstas aves (jilguero, pardillo, verderón y verdecillo) se destinan a una de estas dos modalidades deportivas:
a) Silvestrísmo (canto).
b) Cría en cautividad.
Obviamente, en cualquier caso siempre se trata de capturas incruentas y además selectivas. Cada aficionado, por lo general, se especializa en una sola pluma y enjaulará únicamente los ejemplares jóvenes de esta especie y, en la mayoría de los casos, solo machos.

Es por esto que en la gran mayoría de las capturas realizadas, todos los adultos, algunos ejemplares inmaduros y otras especies se sueltan de inmediato y, por tato, es de suma importancia emplear el método de captura que menos peligro represente para las aves, de manera que esos ejemplares que se sueltan no sufran ningún daño ni reducción en la capacidad de vuelo. Es decir, el método de captura debe reunir las mejores condiciones, no por los que se enjaulan, sino por los que se sueltan, que representan aproximadamente un 70% de la captura

Existen tres sistemas de captura en vivo de estos pájaros:
a) Con liga o pegamento.
b) Con red abatible.
c) Con red vertical.

Veamos a continuación las, desventajas o inconvenientes que, cada método de captura representa para los pájaros:

A) CON LIGA

Pierden con frecuencia plumas de alas y cola. En todos los casos algunas plumas quedan sucias y pegajosas.
Resultado: Perdida total o parcial de la capacidad de vuelo para muchos pájaros.

B) RED ABATIBLE
Al cerrar la red con violencia, las varas de la estructura pueden golpear a algún pájaro. Si las capturas se realizan en abrevaderos, no es raro que alguno muera ahogado.

Peligro real: Muerte involuntaria de algún ejemplar.

C) RED VERTICAL
Al estar inmóvil, el peligro potencial y real para el pájaro es nulo.
También debemos añadir que, además de lo señalado, existe el peligro que representa la manipulación del pájaro, escaso pero real, que es común a los tres métodos de captura. Es evidente que para la integridad física de las aves, el método mejor y más seguro es sin ninguna duda la red vertical. No es casualidad que los ornitólogos, para el proceso de anillamiento, capturen las aves con este tipo de red. Si esto es así, se preguntarán por que precisamente este método está prohibido en algunas Comunidades, cuando lo que procedería, por lo anteriormente expuesto, debería ser lo contrario.

A nuestro entender, el motivo está en que hay dos colectivos teóricamente "expertos" e interesados, como son algunos ecologistas y algún grupo de "aficionados" al silvestrismo que opinan de igual modo, aunque por motivos diferentes, y desaconsejan el empleo de la red vertical. Estas opiniones, al parecer, las tiene en cuenta la Administración.

Arguyen los primeros que éste método no es selectivo. En efecto, así es, no es selectivo. Pero, ¿acaso lo son los otros? Si la red abatible o la liga se instalan, como se hace con frecuencia, en aquellos lugares donde acuden los pájaros (abrevaderos o comederos, ya sean naturales o artificiales) en ningún caso las capturas serán selectivas, ya que acudirán pájaros de muchas especies, de manera que en cualquier método, en mayor o menor proporción, siempre se capturarán pájaros no deseados, siendo preciso dar suelta inmediata a los no aptos, se capturen con uno u otro artilugio.

El segundo colectivo, algunos "aficionados", en realidad no argumentan nada en contra, sencillamente no la quieren utilizar.
Téngase en cuenta que esta red la vertical se hace prácticamente inservible con viento, agua o niebla y en general se reduce mucho el número de capturas.

El verdadero silvestrista no tiene preferencia por métodos que le permitan grandes capturas, puesto que necesita pocos. Es mucho más importante la fecha de las autorizaciones, ya que es preciso que los ejemplares para educar en el canto sean necesariamente jóvenes, sin haber realizado la primera muda.

No hay por tanto ninguna justificación, para aquellos que desde uno u otro colectivo proclaman su prohibición. Déjense los unos y los otros de egoísmos, tradiciones arcaicas y manipulaciones tendenciosas, que perjudican al buen aficionado y sobre todo a los pájaros.
Nuestra propuesta final, a modo de resumen después de lo anteriormente expuesto, es la siguiente:
1°) Prohibición del uso de liga o pegamento.
2°) Durante un periodo de tiempo, autorizar el empleo de ambas redes, para dar tiempo a los aficionados que no posean la vertical a adquirirla y familiarizarse en su manejo. 3°) Finalmente, emplear exclusivamente la vertical.

Todo lo expuesto tiene como objetivo beneficiar al pájaro, al reducir riesgos durante las capturas, sin perjudicar al auténtico silvestrista que, sin duda, estará de acuerdo con nosotros. No ocurrirá lo mismo con el antiguo "pajarero", que los capturaba por docenas, sin importar clase o sexo ya que iban destinados a la gastronomía, que probablemente discrepe con nuestro planteamiento y sería una prueba más de que hemos acertado en nuestras propuestas.

CORTESÍA DE JOSÉ ANTONIO CASADO