Trinos mágicos
Un vecino de Santurtzi edita y vende a través de Internet un disco de cantos de jilguero que causa furor en Japón
 
Trinos mágicos
ENTUSIASTA. Fariñas repasa algunas notas con su ordenador acompañado de un jilguero. / J. ALEMANY
 
Ya desde pequeño el vecino de Santurtzi Lázaro Fariñas tenía dos grandes pasiones, la música y los pájaros. Ahora de adulto, continúa con ambas aficiones. La primera le absorbe de tal manera que se integró en un grupo e incluso ha creado su propio estudio de grabación casero. La segunda también le obsesiona hasta el punto de estrujarse la cabeza sin descanso en busca de la receta mágica para hallar el jilguero campeón.

Paradójicamente, sólo ha dado con esta fórmula tras comprender que no debía disfrutar de ambas aficiones por separado, sino fusionarlas en una sola. «Si un pájaro sólo es bueno cuando lo que escucha es de gran calidad, ¿qué mejor que obtener el trino perfecto mediante la tecnología para así educar a mis particulares 'Pavarottis'?». Dicho y hecho. Recopiló los sonidos que más agradecían sus oídos y, tras crear el estudio de grabación ornitológico 'La salita del ego', se sumergió en la composición de 75 minutos de canciones «magistrales».

Una nota mala «y ya no vale». «He quitado todos los sonidos que no conviene que aprenda un jilguero silvestre, aunque sea una simple nota, porque en cuanto los interioriza deja de ser apto para la competición; los resultados no pueden ser mejores», subraya Fariñas. Después de mostrar este trabajo en varios concursos, le han llovido las criticas positivas e incluso jueces de reconocido prestigio le encargan trabajos para optimizar los colorines de competición. Según reconoce, muchos le traen pajaros campeones para guardar sus trinos y garantizarse así el éxito de los futuros aspirantes. «Ya me han pedido copias desde Alemania e, incluso, Japón».

Disco «pulido»

«Cualquier cría puede llegar a ser un campeón si se empieza a tiempo y se le enseña de la mejor manera posible, con los gorjeos adecuados», remarca. Según explican varios expertos en este mundo, muchas grabaciones que circulan en el mercado incluyen errores, «aunque sean mínimos y casi inapreciables», que el aprendiz repite como un autómata y que le imposibilitan para triunfar.

«Este disco está pulido al máximo, no se pueden apreciar imperfecciones», afirma. Este aficionado a la ornitología se muestra convencido de que su CD aumentará la calidad de los concursos.

Articulo sacado del correo digital